Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Leer mas....



CARLET

  // Enviado el 15-01-15


   


Breve historia


El término municipal de Carlet limita con las poblaciones de L'Alcudia, Alfarp, Alginet, Benimodo, Catadau, Guadassaur y Tous.
Los primeros restos documentales en Carlet pertenecen a la cultura ibérica. En el Llibre el Repartiment aparece la donación de Jaime I a Pedro de Montagud, el 5 de junio de 1238, de las alquerías de Carlet y Alfarp.

Carlet era una alquería musulmana constituida por campesinos libres y propietarios de sus tierras. La población se asentaba alrededor de una torre que hacía funicones de defensa y de vigía de la comunidad rural.

La primera Carta Puebla data del 17 de enero de 1251. El señor territorial llevó 57 probladores para Carlet y l'Alcudia. A lo largo de las sucesivas Cartas Pueblas que le otorgaron a Carlet, se aprecian las relaciones de dependencia del campesinado respecto al señor, inalterables hasta la supresión de los Señoríos tras la muerte de Fernando VII.

En 1348 Carlet recibió el título de Villa tras independizarse de la jurisdicción de Alzira.

En 1604 fue creado el título de Conde de Carlet a favor de Jorge de Castellví y López de Mendoza, quien tras la expulsión de los moriscos en 1609, repobló la villa, otorgándole una nueva Carta Puebla en 1610.

El 10 de agosto de 1926, durante el reinado de Alfonso XIII, le fue otorgado a Carlet el título de Ciudad.


Economía

Actualmente, Carlet es una ciudad cuya economía está basada principalmente en la agricultura. La paulatina incorporación de sistemas de riego ha hecho evolucionar los antiguos terrenos de secano, en los que predominaba el cultivo de algarrobo, entre otros, en cultivos de regadío.

Las condiciones climáticas de la zona de Carlet propician el cultivo de la fruta de verano.

Los cultivos más extendidos son el del kaki y fruta de hueso en detrimento de los cítricos.

El sector industrial se desarrolló en la segunda mitad del siglo XX, coincidiendo con la aparición de empresas relacionadas con la fabricación de materiales de construcción. Las actividades relacionadas con la hortofruticultura y la comercialización y transformación de productos agríolas también fueron relevantes en este periodo.


Lugares de interés

La primera impresión cuando llegas a Carlet es la de que estás en una ciudad abierta, moderna y activa. Una ciudad cuidada y mimada por sus vecinos y por la que, a medida que te adentras en ella, te sientes atraído teniendo la sensaicón de que debe de ser un lugar en el que podrías encontrar la comodidad de vivir en una ciudad cercana a Valencia y muy bien comunicada y a la vez disfrutando de la tranquilidad que destilan sus rincones.

En ella encontraremos cuidadas plazas dedicadas a personalidades valencianas como la de la compositora Matilde Salvador, la del poeta Xavier Casp Verger o la del también compositor Salvador Giner, en cuya plaza está ubicado el Teatro Giner que en el año 2002 fue remodelado por el Ayuntamiento y que acoge multitudinarios actos de diversos tipos, dadas las características de este espacio municipal.




Al patrón de Carlet está dedicada la Erminta de Sant Bernat; capilla de planta centralizada y cuya cúpula está formada por tejas azules, fue erigida en 1666 por el Conde de Carlet en el lugar en el que nacieron Sant Bernat y sus hermanas María y Gracia.



La Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, situada en la plaza del Convent, es el antiguo Convento de Los Dominicos, construido a finales del Siglo XVIII. Consta de tres naves paralelas y en su altar se guardan las reliquias de los Santos Bernat, María y Gracia. Destacan en su presbiterio sendas pinturas originales de Enrique Ginesta y Joan Barés.



El Mercado Municipal, obra del arquitecto Mariano Peset Aleixandre y cuya fachada está compuesta por dos cuerpos supespuestos. Sobre la marquesina de la puerta de acceso hay un friso con motivos  naturalistas, estilizado y flanqueado por dos sólidas pilastras acabadas en doble cornisa.




Si nos dirigimos a la Plaza del Convent i de la Vila, encontraremos la Casa de la Cultura, cuyo portal de piedra que envuelve la entrada pertenecía al antiguo convento de Los Dominicos. En su interior alberga la Biblioteca Pública Municipal, un salón de actos y una sala de exposiciones.




Su Estación de trenes, de estilo modernista y que data de 1925, tiene una torre en la que se aprecia el nombre de la ciudad de Carlet en ladrillo incrustado y sus ventanas recuerdan el estilo árabe.




No dejan de sorprendernos la variedad de elementos emblemátivos ubicados en distintos puntos de Carlet, como puede ser la Esfera armilar a la entrada de Carlet y que es un instrumento astronómico formado por anillos que sirven para fijar la posición de los astros en el espacio y con la que se pretende simbolizar el equilibrio social, económico y cultural de Carlet.




Siguiendo con nuestro paseo por esta acogedora ciudad, nos encontramos con la Fuente de la Plaza Mayor, construida en piedra y que es un elemento ornamental muy valorado por los vecinos de Carlet.



Distintos paneles cerámicos decoran sus calles con motivos religiosos o dedicados a algunos ilustres vecinos.

No podemos olvidarnos de la Torre del Palacio Condal que formaba parte del antiguo Palacio de los condes de Carlet, derruido en 1891 y que hoy en día se encuentra dentro de una vivienda familiar.

En definitiva, Carlet es una ciudad para disfrutarla y de la que no te puedes ir sin dar un paseo por la Alameda del Río Magro, gran mirador de la vida cotidiana y espacio sumamente frecuentado por sus vecinos.


Sus fiestas

Sus fiestas mayores se celebran en septiembre y cuentan con una gran participación por parte de sus vecinos, entre los numerosos actos organizados destaca la Verbena del Mantón de Manila en la que se exhiben centenares de mantones y que se inicia con un desfile y un pasodoble.




La fiesta dedicada a los Santos Patronos de Carlet: Bernat, María y Gracia, se celebra el 23 de julio y en ella, la cofradía de los santos organiza distintos actos a lo largo del día: misa en la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, disparada y volteo de campanas, romería de Sant Bernat en la que son trasladadas las reliquias de los Santos Patronos; al final del día, las reliquias son trasladadas a la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora en procesión.

Todo ello, sin olvidar las fiestas del Farolillo, de San Antonio (tan típica en prácticamente todos los pueblos) o la del Delantal.



El carácter abierto y amable de los carletinos, amantes de las tradiciones más populares, queda plasmado en todas sus celebraciones que cuentan con la participación de prácticamente todos los vecinos.

Los Premios Ciutat de Carlet, cuya primera covocatoria tuvo lugar en diciembre de 2001, y que nacieron para conmemorar la concesión del título de ciudad a la villa de Carlet de la mano del Rey Alfonso XIII, se conceden cada año a empresas y personalidades ilustres.


Gastronomía

El arroz es el producto estrella por excelencia en la Ribera Alta, pero en este espacio dedicado a Carlet queremos destacar la Sardinà cuya receta desarrollamos a continuación.




Receta de la Sardinà

Ingredientes para 6 personas:

- 12 sardinas de bota
- 3 cabezas de ajos
- 12 pimientos verdes italianos
- 4 cebollas
- sal


Elaboración:

- En una paellera pondremos aceite e incorporaremos las sardinas cuando el acerite esté caliente, dándoles un par de vueltas y reservando en un plato.
- Sofreir brevemente los dientes de ajo a los que les habremos hecho un corte en el medio, y retirarlos del fuego.
- Freir los pimientos cortados a tiras no demasiado pequeñas
- Incorporar las cebollas cortadas en gajos no demasiado pequeños
- Una vez que los pimientos y las cebollas estén fritos, se añadirán los ajos y se removerá durante un minuto aproximadamente
- Seguidamente incorporaremos las sardinas colocándolas de manera que queden en forma de radios de la paellera y mantendremos el fuego encendido durante 2 minutos aproximadamente
- Y ya tendremos la sardinà lista para comer.



COOPCARLET. La Cooperativa Agrícola Sant Bernat de Carlet





La primera agrupación agrícola aparece en Carlet en 1906 con la denominación "Sindicato Agrícola" y cuya actividad se centraba en la comercialización de la naranja.

En 1952 se creó la Cooperativa de la Hermandad Sindical de Agricultores de Carlet, y a lo largo de los años la cooperativa fue adaptándose a las exigencias legales, al tiempo que adaptaba su nombre hasta llegar al actual: Cooperativa Agrícola Sant Bernat Cooperativa Valenciana



En la imagen, calibradores de las nuevas instalaciones




En la imagen, lineas de confección

A lo largo de su historia ha ido aumentando los servicios que ofrece a sus socios hasta el día de hoy en que podemos encontrar la Sección de Suministros, Seguros, Telefonía, Sección de Crédito, Tienda, Gasolinera, Sección Hortofrutícola, Campo de Experiencias, Departamento Técnico y Sección de Cultivos.



Edificio en el que se ubica la Sección de Crédito, en el centro de la población

La producción controlada, el constante trabajo realizado en innovación y la experimentación de nuevas técnicas de cultivo, han llevado a la Cooperativa Sant Bernat de Carlet a ser una empresa líder en la producción de fruta y kaki en la Comunitat Valenciana.



Ciudad agrícola por excelencia, Carlet tiene en la cooperativa su principal fuente de ingresos, siendo un referente en la ciudad en la que desempeña una importante labor social.

En colaboración con la Consellería de Agricultura y la Fundación Caja Carlet, dispone de un campo experimental frutícola, en donde cada dos años se realizan los congresos frutícolas internacionales con una gran difusión y participación dentro del sector agrícola.



La tienda ubicada en las instalaciones de la cooperativa y la estación de servicio con lavadero, son algunos de los servicios que presta a sus socios y a los vecinos de la población de Carlet.







Su presidente, Vicent Monzó, lo es también de Agromútua y Engrupo; agricultor de profesión y cooperativista convencido, ha conducido a la Cooperativa Sant Bernat de Carlet a ser un referente de calidad y profesionalidad en el mundo cooperativo agrícola.


 






En la imagen Vicent Monzó junto con la alcaldesa de Carlet y el presidente, secretario y vicepresidente de Coarval el día de la celebración de la asamblea en Carlet

La Cooperativa Sant Bernat de Carlet forma parte del Consejo Rector de Coarval y ha sido la anfitriona en la celebración de la asamblea general celebrada el 20 de junio de 2014 en el Teatro Giner.

Queremos agradecer la colaboración del Ayuntamiento y de la Cooperativa Sant Bernat de Carlet en la elaboración de este capítulo dedicado a la ciudad de Carlet.






 



L'ALCUDIA

  // Enviado el 03-09-14


Breve historia

L'Alcudia es un municipio de 11.000 habitantes ubicado en el centro de la comarca de la Ribera Alta. Limitada con los términos municipales de Carlet, Benimodo, Guadassuar, Massalavés y Tous.
Nació como pueblo, incorporándose a la civilización cristiana occidental en 1252, aunque ya existía con anterioridad.

Su excelente situación geográfica condicionó que fuera ocupado por los íberos, los romanos y los musulmanes, no obstante, los protagonistas de la historia de esta bella población, fueron los sucesores de los primeros pobladores cristianos que se establecieron en la antigua alquería musulmana a partir del 17 de enero de 1252.

En la Carta Pobla de L'Alcudia se encuentra una referencia  a la época anterior a la repoblación cristiana, pero inmediatamente postierior a la conquista. Durante ese tiempo, L'Alcudia estuvo poblada de musulmanes que habían pactado con Pere de Montagut su permanencia. El Señor, por su parte, ya se había reservado un conjunto de tierras junto al castillo, la denominada reserva señorial.

En el año 1241, L'Alcudia estaba poblada por musulmanes y Pere de Montagut acordó con el obispo de Valencia satisfacer el diezmo a la Iglesia, tanto de los frutos de L'Alcudia como de los de Carlet y Alfarp.

Hacia el 1243 la frontera con los territorios del Islam no reducidos fue establecida en el río Xúquer, a la altura de Alzira, hacia el Este, las huestes cristianas ocuparon Cullera, pero al este de Alzira faltaba por conquistar Tous con su poderoso castillo y su anexo de Terrabona.

Los musulmanes de Tous y Terrabona no dudaron en organizar continuos ataques contra las fuerzas cristianas. No obstante, fue la rebelión musulmana iniciada en 1247 y encabezada por Al-Azraq, la que forzó un cambio fundamental en la organización del poblado. La derrota de esta sublevación el 1248 tuvo un efecto decisivo en la zona de Alzira, tanto en la demografía como en la estructura de la propiedad. En efecto, desde abril de 1248 se produjo un éxodo incesante de la población musulmana, motivado por el decreto de expulsión promulgado por el rey Jaume I.

Con este hecho, el movimiento repoblador se vio favorecido porque era necesario reemplazar la población exiliada lo más rápidamente posible. Los musulmanes de L'Alcudia que habían participado en la rebelión fueron expulsados de sus tierras y Pere de Montagut tuvo que hacer llegar pobladores cirstianos.

El 17 de enero de 1252 se otorgó "La Carta de Població" de l'alquería de L'Alcudia. Estos documentos establecían las condiciones bajo las cuales el señor de un territorio lo donaba para que lo poblase un grupo de nuevos habitantes cristianos. "La Carta de Població" se constituía como el instrumento jurídico a través del cual se llevó a cabo la repoblación. Es, en definitiva, el acta de nacimiento de L'Alcudia dentro de la civilización cristiana occidental.

Los pobladores acudieron de diversas partes de los territorios de la Corona de Aragón con el propósito de construir una sociedad nueva y crear su propia historia totalmente diferenciada del mundo islámico.

La "Carta Pobla de L'Alcudia" se inició con la declaración de Pere de Montagut de que se poblara sus alquerías de L'Alcudia, Benahabib y Batalla, reduciendo, de este modo, a la religión cristiana estas alquerías para mayor gloria de Dios y aumentando la fe católica.

La "Carta Pobla de L'Alcudia" estuvo en vigor hasta 1711, año en que con la firma de un nuevo establecimiento entre señor y vasallos, fue derogada.

Economía 

Anteriormente, L'Alcudia era una pueblo dedicado exclusivamente a la producción agrícola que fue evolucionando a lo largo del tiempo. Durante el siglo XIX, los principales productos que dieron los campos de L'Alcudia eran la morera y los cereales, especialmente el trigo, el maíz y el arroz; en las zonas de secano predominaba el olivo y el garrofero.

En el siglo XX se introdujo el cultivo de la naranja conviertiéndose en una fuente de riqueza muy importante para los agricuotores de L'Alcudia. Hoy en día es la producción de caqui la que ha adquirido mayor relevancia en la economía de la zona.

La principal causa de la expansión de este producto es la forma de presentacion de este fruto en el mercado, con la denominación "kaki persimón" como consecuencia de la introducción de técnicas postcosecha que permiten la eliminación de la astringencia del fruto, manteniendo la firmeza del mismo y abriendo así nuevas perspectivas de mercado, ofreciendo ventajas frente a lo que era el caqui de consumo tradicional, un fruto blando de muy difícil manipulación y comercialización.

La sede de la D.O. Kaki Ribera del Xúquer está ubicada en L'Alcudia y su presidente, Cirilo Arnandis, lo es también de la Cooperativa Agrícola Nuestra Señora del Oreto.

El Ministerio de Agricultura concedió en 2012 el Premio Alimentos de España a la Industria Alimentaria al Consejo Regulador D.O. Kaki Ribera del Xúquer, por la labor de innovación promoviendo el desarrollo de un cultivo alternativo y el esfuerzo en investigación, desarrollando nuevas variedades para lograr un producto con unas características diferenciadas adaptadas al mercado.

Lugares de interés

Entre los monumentos y edificios más emblemáticos destacan:

Iglesia de San Andrés. Esta iglesia constituye una de las mejores y más representativas muestras del clasicismo barroco valenciano del último tercio del siglo XVIII, en el que se combinan armónicamente clasicismo en las trazas de planta y alzados, barroco en los detalles decorativos del interior y una fachada precursora del neoclasicismo ilustrado de final de siglo.

Es de grandes proporciones, sobresaliendo un elevado campanario y la cúpula con tejas vidriadas de estilo neoclásico tiene varios frescos pintados por José Vergara Gimeno.

El 6 de octubre de 2006 fue declarada Bien de Interés Cultural con categoría de monumento por la Generalitat Valenciana

El Convent. La Señora de Alcudia, Ángela de Montagut, lo fundó en el año 1600 para la Orden de los Franciscanos Alcantarinos. Actualmente se conservan sus ruinas restauradas. Junto al convento se encuentra el calvario parroquial.

La mota. Acueducto construido en 1842 para recibir el agua que llegaba de la Acequia Real del Júcar y que regaba las tierras del término municipal. Tiene una longitud de 260 metros y una altura de 3 metros. Actualmente se conserva la mayoría de sus arcos en perfecto estado.


La senia. En 1842 se instalaron 2 norias en la Acequia Real del Júcar, ampliando considerablemente la capacidad de riego en L'Alcudia. Hoy en día se conserva la de Sant Antoni, que regó durante 136 años las tierras de la parte baja de L'Alcudia.

Sus fiestas

Del 1 al 8 de agosto se celebran las Fiestas Mayores en honor a la Mare de Déu de l'Oreto.



El 7 de septiembre, L'Alcudia vive su gran fiesta con la entrada de la Mare de Déu del Oreto. En este acto, diferentes comparsas bailan acompañando a la Virgen en la procesión por las calles de la localidad y en la que se representa el acto de donación de la imagen al pueblo leyéndose los tradicionales parlamentos escritos en 1955 por Inocenci Signes. A continuación, la Virgen es trasladada a la Iglesia por el alcalde de L'Alcudia y por el cura de la parroquia.



En la procesión podemos encontrar los bailes o danzas de guerra de la muixeranga, el negrets, el bolero, els tornejants, les pastoretes, la carxofa, els arquets, els bastonets y els cabuts.

Gastronomía  

Los arroces en una gran variedad de recetas de entre las que destaca la paella, son sus platos más destacados.
Aquí detallamos un plato típico de la zona, como es el "Arroç al forn".


Receta del "Arroç al forn"



Ingredientes para 4 personas:

- 400 gr de arroz redondo
- caldo de cocido o agua
- 300 gr de costilla de cerdo
- 200 gr de garbanzos cocidos
- 3 cortadas de panceta fresca
- 3 morcillas
- 1 patata
- 1 tomate
- 1 cabeza de ajos
- azafrán o colorante alimentario
- pimentón rojo de La Vera
- aceite de oliva virgen extra
- sal

Elaboración:

- Encendemos el horno a 200º con el calor arriba y abajo
- Ponemos en una sartén grande una cucharada de aceite y doramos las costillas y la panceta cortada en tiras de dos dedos de ancho
- Cuando la panceta esté dorada la reservamos en un plato junto con las costillas
- En la grasa que ha soltado la carne freímos el tomate triturado a fuego medio. Cuando esté frito, añadimos el pimentón e inmediatamente verteremos esta mezcla al arroz que previamente habremos puesto en una cazuela de barro, removiéndolo bien para que todo el arroz quede impregnado.
- Seguidamente incorporamos la carne, la panceta, las morcillas, los garbanzos, la patata, el tomate a rodajas y la cabeza de ajos.
- Añadimos el caldo de cocido o el agua hirviendo a la que habremos añadido la sal y el colorante o azafrán; todo ello, sin desmontar la distribución de todos los ingredientes colocados en la cazuela.
- La cantidad de caldo o agua que se utiliza es el doble menos uno de caldo que de arroz, es decir, para cuatro tazas de arroz utilizaríamos entre seis tazas y media de caldo y siete.
- Lo introducimos en el horno durante 20 minutos aproximadamente. El tiempo de cocción dependerá del horno.
- Es aconsejable que el arroz repose 5 minutos aproximadamente antes de consumirlo.



CANSO. La Cooperativa Agrícola de L'Alcudia

Cooperativa Agrícola Nuestra Señora del Oreto, Coop. V., fundada en 1910, sus orígenes se remontan a 1887, año en el que se creó el primer sindicato agrícola.

Hoy en día es el auténtico motor socioeconómico de toda la zona, sus instalaciones tienen el más alto nivel requerido para la comercialización de su producción: naves de frío, líneas de envasado, etiquetado, etc. con los mayores controles de calidad y con los más importantes certificados de calidad del sector.

Su producción está basada en cítricos, kakis, hortalizas y frutos.

La Ribera del Xúquer, tierra de cítricos por excelencia dispone de un entotno muy apropiado para el cultivo de estos frutos que unida a la gran experiencia transmitida a lo largo de generaciones, hace de este tipo de cultivo un referente.


La cooperativa Canso, pionera en el cultivo del kaki, ha hecho una gran inversión en sus instalaciones, siendo de las más grandes y modernas de Europa, lo que la capacita para confeccionar más de 400.000 kgs diarios y con cámaras para eliminar la astringencia a 1.000.000 de kgs necesarios para cubrir las necesidades diarias de confección, con tecnología propia.

Las sandías, melocotones, nectarinas y albaricoques son algunas de las frutas a las que Canso presta especial atención, evaluando nuevas variedades de cara a conseguir una mejora para su distribución y consumo.

Los suministros agrícolas también están incluidos en los servicios que Canso presta a sus socios, como son la tienda Coarval ubicada en sus instalaciones, la estación de servicio con lavacoches incluido y el almacén de abonos y productos fitosanitarios.




La Cooperativa Agrícola Nuestra Señora del Oreto es un ejemplo de empresa moderna, competitiva y adaptada a las exigencias de los mercados. Su implicación en la cultura y educación de la población de L'Alcudia nos muestra la gran importancia que para el desarrollo económico y cultural de esta población ha tenido la cooperativa desde su creación.

La Cooperativa Agrícola Nuestra Señora del Oreto está representada a través de su presidente, Cirilo Arnandis Núñez en las más importantes organizaciones agrícolas de la Comunidat Valencia, como son las Sectoriales de Frutas y Hortalizas en Cooperativas Agro-alimentarias de España y en Cooperatives Agro-alimèntaries de la Comunitat Valenciana, de las que es su presidente, forma parte del Consejo Rector de Anecoop y ostenta la secretaría de Coarval, entre otros. Cirilo Arnandis es un firme defensor del modelo cooperativo agrícola, siendo un claro ejemplo el crecimiento experimentado por Canso en los últimos años bajo su presidencia.





ALGEMESÍ

  // Enviado el 11-04-14


Breve historia

Algemesí es la 2ª población más grande de la comarca de la Ribera Alta del Xúquer, situada cerca de la confluencia de los ríos Xúquer y Magre y con una superficie aproximada de 42 km2 y una población que supera los 28.000 habitantes.

Su actual término municipal es el resultado de un proceso histórico de agregación de tierras muy antiguo: el señorío de Cotes y el de Pardines. Cuenta con una superficie de 4.177 hectáreas de regadío desde el primer tercio del siglo XX, hoy prácticamente, todas ocupadas por naranjos, excepto una mínima porción al nordeste dedicada al cultivo del arroz, por estar incluida dentro del Parque Natural de la Albufera.
La alquería musulmana de Algemesí aparece citada como tal en el Llibre del Repartiment el 23 de noviembre de 1243 y muy pronto fue incluida dentro del término general de la villa de Alzira.
El crecimiento de la población se consigue poco a poco sobre la base de una producción agraria de autosubsistencia y de la exportación con el cultivo de la morera y el hilado de la seda.
En el periodo comprendido entre 1560 y 1620, la burguesía construye el nuevo templo parroquial, la iglesia nueva y la casa abadía; se consolida el proceso de segregación de la villa de Alzira con la obtención del título de Universidad en 1574 y de Villa Real en 1608, lo que llevó a declararla en municipio independiente.
La crisis suscitada por la expulsión de los moriscos en 1609 provocó una reorientación en la población agrícola, siendo el arroz el producto cultivado y exportado en los mercados, aprovechando las antiguas rutas de distribución de la seda.
Paulatinamente, Algemesí se fue transformando en un centro de inmigración con una permanente oferta de trabajo.
Durante el siglo XIX se asentaron las bases económicas actuales con las nuevas roturaciones, la expansión del regadío, las ventas desamortizadoras, la introducción del guano, la mejora de las comunicaciones por carretera y la construcción del ferrocarril.
La producción se fue especializando y comercializando, el cultivo del arroz se expansionaba al tiempo que aparecieron nuevos cultivos como el cacahuete y la naranja, lo que impulsó la mercantilización y la industrialización de la zona entre 1880 y 1916.
Incluso durante la Guerra Civil española y a pesar de las restricciones, Algemesí fue centro receptor de inmigración de población, recuperándose poco a poco a finales de los años 50 en que la producción citrícola se intensificó y la población accedió a la educación y a la preparación profesional de las futuras generaciones, quienes han sido las protagonistas del tránsito definitivo de la ciudad, convirtiendo a Algemesí en una ciudad que ha sabido conciliar tradición y modernidad.  
Basta tan solo con pasear por la ciudad para comprobar cómo esta rica población de la Ribera Alta ha cuidado sus tradiciones y su cultura al tiempo que ha ido modernizándose y adaptándose a las exigencias actuales.

Gastronomía

Como en toda la Ribera, los arroces y en especial la paella, son sus platos más destacados, aunque también podemos encontrar el turrón de panecillos, los buñuelos de calabaza y la coca cristina, repostería muy apreciada por los valencianos.

               

 

“Receta de Bunyols de Carabassa”

 

Ingredientes:

-       La pulpa de media calabaza

-       1 kg. de harina

-       Agua

-       Levadura

-       Dos huevos

-       Aceite

-       Azúcar

 Preparación:

1.     Al estilo de la comarca de La Ribera, se elaboran de la siguiente forma:

2.     Con la pulpa de media calabaza mediana, tostada al horno y limpia de cortezas, durezas y partes filamentosa, formaremos una pasta bien trabajada y suave.

3.     Previamente habremos amasado un kilo de harina con agua y levadura, como si fuera pan, pero sin sal.

4.     Cuando esa pasta haya fermentado, le añadiremos la calabaza y la volveremos a amasar hasta lograr una masa homogénea, suave y blanda.

5.     A continuación, añadimos dos huevos bien batidos y volveremos a repastar la masa.

6.     Freiremos los buñuelos utilizando el molde o formándolos con la mano siempre mojada en agua para evitar que se pegue la pasta y agujereándolos con el dedo.

7.     Se comen bien azucarados por fuera y por dentro y poco después de sacarlos de la sartén.

8.     Pueden calentarse nuevamente al horno o a la parrilla

  

Lugares de interés

Algemesí es una ciudad amante de sus tradiciones y su historia y buena muestra de ello es el cuidado aspecto de sus edificios y monumentos más emblemáticos, algunos de los cuales citamos a continuación.
La Plaza Mayor alberga la mayoría de los grandes acontecimientos y fiestas que se desarrollan en Algemesí. Está ubicado el Ayuntamiento, es escenario de la Semana Taurina con la instalación de su característica plaza de toros rectangular, es el inicio de la procesión de la Mare de Déu de la Salut.

 

El conjunto parroquial lo integran la iglesia antigua que data del siglo XV, la iglesia nueva, de 1582, la casa abadía de 1552 y el antiguo cementerio del siglo XIII, formando la basílica menor de Sant Jaume Apóstol, declarada monumento histórico-artístico nacional.
A la salida del conjunto parroquial, en un claustro presidido por una fuente, la antigua pila bautismal, se encuentra el conjunto escultórico que representa a la Senyora Pepa, la beata Josefa Naval Girbés, beatificada por Juan Pablo II el 25 de septiembre de 1983. Nacida en Algemesí en diciembre de 1820, desde su juventud consagró su virginidad al Señor para servir a la Iglesia. Llevó una vida profundamente piadosa, devoción que supo transmitir a sus vecinos, dejando una profunda huella espiritual que se concretó en muchas vocaciones religiosas y sacerdotales. Hizo mucho por la promoción humana y cristiana de las jóvenes, enseñándoles diversos oficios y elevando su dignidad social.

 

En la imagen, tumba de la Senyora Pepa ubicada en la Basílica de Sant Jaume.

 

Destaca también la ermita dels Sants de la Pedra del siglo XVIII. Sin olvidar el espacio sacro por excelencia del ritual festero y devocional de los algemesinenses, constituido por el Pouet de la Mare de Dèu (1683), ornamentado con enrejado y retablo manisero (1901), además de la Capella de la Troballa (1947).

 

                                                           

En la imagen la ermita dels Sants de Pedra  y el Pouet de la Mare de Dèu frente a la Capella de la Troballa

 

Mención obligada tenemos que hacer de las antiguas casas del siglo XIX ubicadas, algunas de ellas, en el Carrer Nou, calle que a pesar de su nombre, data del siglo XV., o el convento de Sant Vicent Ferrer que los frailes dominicos construyeron alrededor de 1590, sin olvidar el Casino Lliberal, modernista y datado en 1911.


                                

  En las imágenes la casa del Compte y la casa Orero.

 

De gran vistosidad es el campanario de la Basílica de Sant Jaume, espacio residencial de la burguesía agraria e industrial de finales del XIX y principios del XX. 

 


 En la imagen el monumento al Baile de Les Llauradores, situado en la plaza del Carbó, justo donde se situaba la alquería musulmana de Algemesí.


Sus fiestas

Las fiestas patronales de Algemesí merecen una especial atención. El resurgimiento experimentado en las últimas décadas y un innegable valor antropológico la convierten en una manifestación viva de la cultura valenciana.

La Processó de la Mare de Deu de la Salut fue declarada “Patrimonio Inmaterial de la Humanidad” por la UNESCO el 28 de noviembre de 2011 y la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana le concedió el título de “Bien de Interés Cultural”, según informe favorable efectuado por el Consell Valencià de Cultura. Logros que han enorgullecido a los vecinos de esta rica población de la Ribera.


Durante los días 7 y 8 tiene lugar la Processó de la Mare de Deu de la Salut, cuya imagen es llevada en anda desde la Iglesia a la Capilla y viceversa y escenifica la devoción a una imagen mariana, encontrada según cuenta la leyenda, en el tronco de una morera alrededor de 1247, convirtiéndose en un referente sobre el que se funda una procesión muy colorida y festiva de danzas y músicas únicas basadas en un ritual creado en 1610 y en la que se realizan bailes tradicionales de siglos de antigüedad y que todavía se conservan en la actualidad (La Muixeranga, Els Bastonets, La Carxofa, Els Arquets, Les Pastoretes, El Bolero, Els Gegants i ElsTornejants), acompañados por las melodías del tabalet y la dolçaina.
Tradición, fe y cultura desfilan por las calles de Algemesí, en una perfecta unión de tradiciones cristianas, musulmanas y hebreas.

 

 

La última semana de septiembre es la Semana Taurina, cuyo desarrollo gira en torno a su peculiar plaza de toros rectangular, que adopta esta forma para adaptarse a la forma de la Plaza Mayor que es donde se instala.

                   


La celebración de la Semana Santa reúne a todas las cofradías de Algemesí, inundando sus calles en un ambiente de fervor popular que nos hace vivir intensamente cada uno de los momentos, siendo especialmente emotiva la Procesión del Santo Sepulcro.



En la imagen el paso propiedad de la Cooperativa y la Caja Rural

El Consiliario de la Cooperativa fue el párroco D. Juan Belda, quien procuró que a través de la Cooperativa se promocionara una imagen de la procesión de Semana Santa. No se trata de una Cofradía, pues no tiene ni la composición ni la actividad de éstas, las cuales se encuentran vinculadas a las Parroquias o Colegios Religiosos de Algemesí, el paso no tiene traslado, sino que la imagen solamente participa en la procesión del Viernes Santo y la acompañan el Presidente del Consejo Rector de la Caixa Rural y de la Cooperativa Agrícola, D. José Vicente Torrent, acompañado de los vocales del Consejo Rector de ambas Entidades.

COPAL. La Cooperativa Agrícola de Algemesí


 Instalaciones actuales de COPAL

 

Fundada el 5 de enero de 1919 previa iniciativa del Párroco y el Vicario de Algemesí que convocan y reúnen en el local del Patronato una asamblea de agricultores, acordando la constitución del Sindicato Agrícola de Algemesí, lo que sería la semilla de la actual COPAL, que empezó teniendo 1 empleado en mayo de 1919 y que en la actualidad da trabajo a 2.000 personas en plena campaña.

 

Instantánea de las instalaciones de la cooperativa tomada en 1962

El progreso de esta cooperativa ha sido constante y espectacular, siendo este proceso paralelo al de la población de Algemesí, dado que el campo y en especial los cítricos forman parte esencial de lo que Algemesí es hoy en día. Actualmente no es posible concebir Algemesí sin su cooperativa ni la cooperativa sin su ciudad y sus gentes. Son pocos los hogares de Algemesí que directa o indirectamente no forman parte de la cooperativa, bien como socios o trabajadores.
Desde la adquisición de un almacén para depósito de abonos en 1920 hasta las actuales instalaciones, la cooperativa ha ido adelantándose a las necesidades de los agricultores y de toda la población de Algemesí, participando en cuantas actividades se desarrollaban, formando parte incluso de las comisiones que gestionaron la construcción de la carretera Alzira-Valencia y el puente de la vía férrea, cuando todavía seguía denominándose Sindicato Católico Agrícola de Algemesí.
Iniciada la Guerra Civil Española en 1936 y a pesar de que los rectores del Sindicato fueron perseguidos y encarcelados algunos de ellos, los distintos comités que se sucedieron como representantes de la autoridad local, conscientes de la importancia social del Sindicato, respetaron íntegramente la entidad.
En junio de 1944 se acuerda en Asamblea General constituirse en cooperativa con el nombre de Cooperativa Agrícola Sagrado Corazón de Jesús.
Entre todos los reconocimientos concedidos a la cooperativa destacan:
     
-       1952. “Entidad Colaboradora del Ministerio de Agricultura”
-       1972. “Cooperativa Ejemplar”, concedida por el Jefe del Estado.
-       1976. “Premio a la Exportación 1976”, concedido por la Cámara Oficial de Comercio y Navegación de Valencia.
-       1981. “Placa al Mérito Agrícola”, concedido por S.M. el Rey D. Juan Carlos I.
-       1982. “Carta Exportador de 1ª Categoría”, concedida por el Ministerio de Economía y Hacienda.
-       1985. Calificación A.P.A. para todos los productos hortofrutícolas.
-       1987. Se la reconoce como “Organización de Productos de Frutas y Hortalizas” y recibe el “Premi Primavera d’Agricultura” de la Comunitat Valenciana.
-       1993. Es reconocida como “Organización de Productores de Cítricos” por la Consellería d’Agricultura y Pesca.
-       2003. “Guardó d’honor de la Ciutat d’Algemesí”

En la actualidad, las instalaciones de COPAL ocupan una superficie de 112.500 m2. En estos terrenos se encuentran ubicadas las naves de producción con una superficie cubierta de 45.000 m2, de los cuales 5.500 m2 están destinados a cámaras de desverdización y conservación. Por otro lado, se dispone de almacén de servicios, tienda de productos agrícolas (abonos, plaguicidas, utensilios, etc.) con una superficie aproximada de 7.500 m2, además de gasolinera y centro de lavado de vehículos.



 

COPAL, a través de la Sección de Cultivo en Común y el Servicio de Cultivos, ofrece a sus socios la posibilidad de aportar sus campos para que se realicen los trabajos agrícolas que sean necesarios en sus parcelas, todo ello supervisado por técnicos y capataces que ordenan y controlan los trabajos que se realizan.
El Departamento de Maquinaria Agrícola es el encargado de facilitar la mecanización en el campo, con el objetivo de abaratar costes mediante la sustitución de mano de obra, permitiendo, de este modo, que un agricultor pueda explotar mayor extensión de terreno.
A través del Departamento del Secadero, se les ofrece a los socios el servicio de secado de arroz y la posibilidad de utilizar los servicios de pesaje de vehículos y productos en las básculas.
COPAL dispone de 4 marcas, Copal, Lova, Odette y Copalsol. Todas ellas son símbolo de calidad y se hallan ampliamente difundidas por Europa. Se pueden utilizar para todo tipo de empaquetados y productos, a excepción de Copasol, que solo se utiliza para encajados de cítricos.

 






             



La Caixa Rural d’Algemesí. En la Asamblea General de enero de 1969 se decide que la Sección de Crédito se convierta en Cooperativa de Crédito, desembocando en la actual Caixa Rural d’Algemesí, muy vinculada actualmente a la cooperativa y cuyo presidente D. José Vicente Torrent Corts también preside.

 


Pepe Torrent accede a la presidencia de la COPAL en 2001, mostrándose muy activo en la defensa de la agricultura y siendo un referente como representante de las Cooperativas Valencianas desde su cargo de presidente de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, vicepresidente 2º de la Confederación de Cooperativas Agro-Alimentarias de España, vicepresidente de COARVAL, etc.

 

En la imagen tomada en la Feria de Berlín en su edición de 2014, el Gerente, el Presidente y el Director Comercial de COPAL junto al Presidente de la Generalitat Valenciana y el Vicepresidente y Conseller de Agricultura.

Hoy en día, COPAL es una de las empresas más importantes de la Comunitat Valenciana, claro referente de profesionalidad y calidad en sus servicios.




<<  1  2 ... 2 Página/s Siguiente Página> >>

Secciones







< 2017 >  23-11-2017
EneFebMarAbrMayJun
JulAgoSepOctNovDic
M T W T F S S
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930


Archivo (10 últimos):


- CARLET

- L'ALCUDIA

- ALGEMESÍ

- BÈLGIDA

- Punto de encuentro de nuestras cooperativas


Contacto



Si tiene cualquier duda o pregunta sobre nuestros servicios o el funcionamiento de la cooperativa, no dude en contactar con nosotros.




Newsletter



Subscríbase a nuestro boletín de noticias periódicas.



.